Condición de la Iglesia Profesa

Este es posiblemente el mensaje más importante que todo el pueblo profeso de Dios necesita escuchar y prestar atención. Por favor tómese el tiempo para leer en oración, el estudio y contemplar este mensaje de vital importancia.

Muchas personas ahora mismo que profesan estar esperando la segunda venida de Jesucristo, no tienen puesto el manto de la justicia de Cristo. Y que dijo Jesús sobre los que no tienen puestas las ropas adecuadas? ... Mateo 22:13 ... 'Y cuando el rey entró a ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda: Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Y él se quedó sin habla. Entonces el rey dijo a los sirvientes: atadlo de pies y manos, y llevadlo, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.' ... Jesús confirmó que aquellos que no tienen el vestido de bodas adecuado (la justicia de Cristo) se perderan para siempre y seran lanzados al lago de fuego. Podríamos 'profesarnos' ser seguidores de Jesús, por lo cual es que el hombre al que se refiere la parábola esta en realidad en la boda. Sin embargo, una mera profesión no hace nada por nosotros. Debemos tener la ropa de Cristo para ser salvo.

"Oh, sí, Jesús murió por mí en la cruz!" ... El mensaje del Evangelio - de la muerte de Jesús por nuestros pecados, ha llegado a ser tan formal y simple que no hay poder en él nunca más en nuestras iglesias!

2 Timoteo 3: 5 ...'Teniendo apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella. A éstos evita.'

¿Te das cuenta lo que hicieron Dios el Padre y Su Hijo Jesucristo por nosotros? Su gran sacrificio deberia romper cada uno de nuestros corazones y hacernos caer de rodillas y proclamar: 'Padre, yo soy tuyo! Y todo lo que tengo es tuyo! ¿Qué quieres que haga?"

El Hijo de Dios, la Majestad del cielo, el Rey de reyes, nuestro Creador, dejó de lado su Christ Died for usexaltada posición junto a su Padre en el cielo y vino a esta desgraciado tierra cargada de pecado, y asumió nuestra naturaleza caída. Esta Majestad, el Rey de reyes, el Príncipe del cielo, fue rechazado por su propio pueblo, a quienes libro de la esclavitud. Y él se humilló a sí mismo que incluso llevo la vergüenza de la cruz. Jesús no solo murió por nosotros, él murió en una cruz, en medio de dos ladrones!

¡Oh, qué amor! He aquí el Cordero de Dios! Este amor de Dios y su sacrificio ha hecho mas que suficiente para ser nuestro pensamiento y contemplación diaria. Luego, a medida que 'Miramos cuanto amor el Padre nos ha dado.' (1 Juan 3: 1), vamos a acercarnos a nuestro bendito Salvador. Y Jesús se acercará a nosotros y nos sanara.

La razón por la cual la iglesia de Laodicea es tan desgraciada y enferma, se debe a que el profeso pueblo de Dios sólo tienen un 'conocimiento superficial' de la verdad. Pero ellos no han logrado poner ese conocimiento en una verdadera fe viva y activa en Jesucristo. Ellos piensan que son "ricos" a través de su mero conocimiento. Pero en realidad, porque su fe no es una fe verdadera regeneradora y activa, son miserables y pobres, y esta condición es totalmente repulsiva para nuestro Dios Santo. Sin Jesús habitando en nuestros corazones, nuestra religión es el formalismo muerto!

"¿No son los síntomas de la decadencia y declinación dolorosamente visibles en medio de las iglesias cristianas de hoy? La muerte espiritual ha venido sobre las personas que deberían estar manifestando vida y celo, pureza y consagración, por la devoción más ferviente a la causa de la verdad. Los hechos relativos a la condición real del profeso pueblo de Dios, hablan más fuerte que su profesión, y hacen evidente que algún poder ha cortado el cable que los anclaba a la Roca Eterna, y que están a la deriva hacia el mar, y sin mapa ni brújula." (Review and Herald, 24 de Julio de 1888)

Apocalipsis 3:16 ...'Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.'

"A medida que se acerca la tormenta, muchos que profesaron creer en el mensaje del tercer ángel, pero que no han sido santificados por la obediencia a la verdad, abandonaron su posición y se unieron a las filas de la oposición... Los que han asumido los ornamentos del santuario, pero no se han revestidos de la justicia de Cristo, entonces aparecerá en la vergüenza de su propia desnudez." (Maranatha, p.196)

Entonces, ¿qué debemos hacer para remediar esta situación? Tenemos que entrar en una verdadera relación personal, por la fe, con nuestro Redentor, para que él pueda convertir nuestras vidas de pobres y miserables, en la justicia en él... Apocalipsis 3:18 ...'Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico; y vestiduras blancas, para que seas vestido, y que la vergüenza de tu desnudez no aparezca; y unge tus ojos con colirio, para que veas.'

Cristo y su justicia

Daniel 9:7 ...'¡Oh Señor, la justicia pertenece a ti.'       Jeremías 23:6 ...'le llamarán: Jehová, justicia nuestra..'

Mateo 5: 6...'Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.'

Sólo hay un remedio para la enfermedad de la Iglesia profesada hoy en día, y es la justicia de Jesucristo. El Señor nos aconseja ser revestidos con su manto (Apocalipsis 3:18), por lo que cuando Dios nos ve en el banquete de boda, él nos ve a través de la justicia de su Hijo. La pregunta es, ¿está usted usando el 'vestiduras blancas' de Jesucristo? ¿No estás sólo 'esperando' para el regreso del Señor, sino también permitiendo que Cristo habite en vosotros en el día a día?

Gálatas 2:20...'Estoy crucificado con Cristo: sin embargo vivo; pero no yo, sino que Cristo vive en mí: y la vida que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí.'

Nuestras vidas deben ser escondidas en Cristo. Ahora necesitamos estar viviendo la fe del Hijo de Dios. Su Majestad de todo el cielo, que dio su vida por nosotros, puede vivir en nosotros, a través de su Espíritu Santo y 'transformarnos por la renovación de nuestras mentes, para que comprobéis cuál sea la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios. (Romanos 12: 2)

Efesios 4: 23-24...'Y renovaos en el espíritu de vuestra mente; Y vestíos del nuevo hombre, el cual es creado a imagen de Dios en la justicia y santidad de la verdad.'

Como el apóstol Pablo confirma en Romanos 3:10, no hay ninguno que es justo, y en 1 Corintios 6: 9, confirma que ninguna persona injusta, entrará en el reino de Dios. Por lo tanto, es imprescindible que seamos limpiados de nuestra injusticia y vestidos con las prendas justas de Cristo Jesús. Ahora bien, es claro a partir de la Palabra de Dios que no podemos hacer nada para salvarnos a nosotros mismos. Esta salvación, la gracia de nuestro Padre celestial es otorgada libremente sobre nosotros, porque su propio Hijo tomó el castigo por nuestro pecado. Una vez más, qué grande amor que el Padre nos ha dado!

La ley señala el pecado, pero no puede liberarnos del pecado, que es la razón por la cual la justicia imputada de Dios no se gana por nuestras propias obras (Romanos 4). La ley nos declara pecadores, que a su vez nos lleva a Jesucristo. No hay obras de la ley en nosotros mismos que nos puedan justificar (Romanos 4). Sólo por la fe podemos ser declarados justos por medio de Cristo.

Debido a nuestro pecado, nos merecemos la muerte. Pero debido al incomparable amor de Dios, podemos ser considerados justos delante de él, mediante la fe en su Hijo. Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados y creemos en Cristo, nuestra fe le es contada por justicia. ¡Oh, qué amor y gran compasión, nuestro Dios tiene para nosotros!

Estamos en la necesidad de una regeneración, un nuevo nacimiento. Sin esto, el pecador se mantendrá bajo la condenación de la santa ley inmutable de Dios. A medida que la Palabra de Dios confirma, es sólo los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne quienes no serán condenados. ¿Está usted amigo lector viviendo cada día en nuestro Señor y Salvador? ¿Está usted amigo lector caminando según el Espíritu y no según el mundo?

Romanos 8: 1-6...'Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Por lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.'

La justicia es lo opuesto al pecado. ¿Ves esto amigo?

"Si bien no podemos ser salvos por nuestras propias obras de la ley, también podemos no ser salvos sin obediencia al dador de la ley, Jehová. Pero que la obediencia no es de nosotros mismos, es la obediencia de Cristo obrando en nosotros, a través de nuestro sometimiento a diario a él, haciéndonos hacer Su buena voluntad y placer. "Sin arrepentimiento es genuino que no funciona la reforma en el corazón y la mente. La justicia de Cristo no es un 'manto' para cubrir el pecado no confesado que no ha sido olvidado. No cubre pecado voluntario continuado (Hebreos 10:26). Es un principio de vida que transforma el carácter y controla la conducta. La santidad es plenitud de Dios, es la entrega completa del corazón y de la vida para que revelen los principios del cielo." (DTG, p.555-556)

Isaías 51:7...'Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley; No temáis afrenta de hombre, ni tengáis miedo de sus ultrajes.'

Romanos 6:1-2, 15-16...'¿Qué diremos entonces? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? Dios no lo quiera. ¿Cómo nosotros, que somos muertos al pecado, podíamos seguir viviendo aún en él? ... ¿Entonces qué? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? Dios no lo quiera. ¿No sabéis que a quien os prestáis vosotros mismos siervos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis; sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?'

1 Corintios 15:34...'Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no tienen el conocimiento de Dios: Digo esto para vergüenza de ustedes.'

1 Juan 5:17...'Toda injusticia es pecado.'

Hebreos 1:9...'Has amado la justicia, y aborrecido la maldad.'

Cuando nos entregamos por completo a nosotros mismos a Cristo, un nuevo poder se posesiona del corazón. Un cambio es forjado que el hombre no puede hacer por sí mismo. Es una obra sobrenatural (Salmo 51:10). Pero debemos someternos a este poder de transformación con el fin de estar cubiertos por Cristo y su justicia. Habrá una evidencia externa del Espíritu que mora en nosotros y la justicia de Jesucristo. Los que son santificados por la verdad se auto controlaran y seguirán los pasos de Cristo, el cual no hizo pecado.

Pero hay algo que no deja a la mayoría vestirse con la justicia de Jesucristo. No sólo es la creencia en el dios trinidad lo que detiene a las personas recibir la justicia de Cristo, como se verá más abajo en esta página. El amor por la música mundana, entretenimiento, televisión, películas y otras cosas impías han empañado las mentes, y nos está alejando de este nuevo nacimiento y la regeneración en el Espíritu y la vida de Cristo. El corazón que se absorbe en intereses mundanos no se puede dar a Dios, y por lo tanto no puede estar bajo la plena influencia de Cristo.

"Ningún hombre puede cubrir su alma con el manto de la justicia de Cristo mientras que practica pecados conocidos o descuida deberes conocidos. Dios requiere la rendición entera de corazón, alma, mente y cuerpo antes de que la justificación pueda tener lugar (Mateo 22:37). Y para nosotros ser capaces de retener la justificación, debe haber rendición continua y obediencia a Jesucristo, en una fe que actúa viviente que obra por el amor para purificar el alma." (Review and Herald, Nov.4, 1890)

Santiago 2:21-22...'¿No fue Abraham nuestro padre justificado por las obras, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y por las obras la fe fue perfecta?'

Este crecimiento en Cristo y el establecimiento aparte es lo que llamamos santificación. Por un sometimiento diario a la voluntad de Dios, Jesús nos santificara y nos presentará justos delante de Dios mismo ...'Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré; Y de sus pecados y transgresiones no me acordaré más'. (Hebreos 10: 16-17)

Pero no te desanimes y recupérate y levántate si caes súbitamente en pecado accidental. Porque abogado tenemos para con Dios en Jesucristo el justo... 1 Juan 2: 1...'Hijitos míos, estas cosas os escribo, para que no pequéis. Y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo'. ... Sin embargo, vamos a odiar el pecado que causó el sufrimiento de nuestro precioso Salvador, y trataremos de no pecar más por medio de Cristo.

Cuando nos sometemos completamente a Jesucristo, nuestro corazón se une con su corazón. Nuestra voluntad se fusiona con su voluntad. Nuestras mentes se vuelven una con su mente, y todos nuestros pensamientos son llevados al cautiverio a él (2 Corintios 10: 5), y su vida se vive en nosotros (Gálatas 2:20). Esto es lo que significa estar vestidos con las vestiduras de la justicia de Cristo. Entonces cuando Dios nos mira, ya no ve la hoja de higo con la que Adán y Eva trataron de cubrirse, ni la desnudez causada por la deformidad del pecado, sino el propio manto de la justicia de Cristo que es estar en perfecta obediencia a la grande y santa ley de Jehová.

Este mensaje es para destacar ante el mundo al sublime Salvador y el sacrificio que él y Su Padre hizo por los pecados de todo el mundo. Este mensaje presenta la justificación por la fe en la garantía; Jesús invita a la gente a recibir su justicia, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios.

Muchos han perdido de vista a Jesús. Tenemos que tener nuestros ojos a su divina persona, a sus méritos, a su amor inalterable por la raza humana. Todo el poder es colocado en sus manos (Mateo 28:18), y él puede dispensar ricos dones a los hombres, impartiendo el inapreciable don de su propia justicia para nosotros los seres humanos indefensos. Este es el mensaje que Dios manda a ser dado al mundo. Es el mensaje del tercer ángel, que ha de ser proclamado en alta voz, y acompañado por el derramamiento del Espíritu de Dios en gran medida.

2 Corintios 5: 15,21 ...'Y que él murió por todos, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió por ellos, y se levantó de nuevo... Porque él lo ha hecho para ser pecado por nosotros, que no conoció pecado; para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.'

En el corazón que está tocado por el amor de Cristo, es engendrado el deseo de trabajar por el Señor y obedecerle.

El verdadero peligro de la doctrina de la trinidad

La doctrina de la trinidad ha confundido muchas mentes en cuanto a quién es exactamente aquel que nos consuela y nos ayuda. Y sin embargo, la Palabra de Dios es muy clara en este tema de quién es el que habita en nosotros, renovándonos a la imagen de Dios. Es Jesús mismo! Mira lo que Jesús dijo acerca del 'consolador' ...

Juan 14: 16-17 ...'Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre; Incluso el Espíritu de la verdad; a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: más vosotros le conocéis; porque mora con vosotros y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos. Yo vendré a ustedes. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.'

¿Ves esta increíble verdad? ¿Dijo Jesús que él enviaría un 'tercer Dios de la Trinidad'? ¡No! Jesús confirmó que sería él mismo, por medio de su Espíritu, como el edredón.

Y esto es de vital importancia amigo, porque no sólo la doctrina de la trinidad enseña que Jesús no es el Hijo literal de Dios, y por lo tanto disminuye el incomparable amor del Padre, que 'envió a su Hijo unigénito'. La trinidad también enseña que hay un literal 'tercer dios' quien es el que debe consolarnos mientras Jesús está en el cielo. Y sin embargo, ¿quién es el que tenemos que habita en nosotros, para vencer el pecado y la tentación? ¿Quién confirma la Biblia que está en nosotros, visto a través de esta página? Es Jesucristo, NO 'otro ser'..

Piense en este punto importante: - ¿Quién es el ser divino que también ha asumido la naturaleza humana caída? ¿Quién es el ser divino que ha sido tentado en todo como nosotros? (Hebreos 4:15). ¿Quién es el ser divino que sabe lo que pasamos y es capaz de ayudar verdaderamente a superarlo? (Hebreos 2:18). Es Jesucristo, el Hijo justo de Dios!

Por favor entiende este hecho de vital importancia. Si no tenemos a Jesucristo en nosotros, él no podrá imputar y difundir Su justicia en nosotros, y estaremos perdidos. La doctrina de la trinidad lleva a Jesús lejos de nosotros y pone a 'otro dios' en nosotros. Otro 'dios' que no nos puede ayudar a superar el pecado. Pero también entiendo que hay "otro dios 'que quiere controlarnos... Satanás!

Oh, pero esto no es lo que enseña mi iglesia! Entonces deja de confiar en tu iglesia para la salvación y empieza a confiar en el único que nos puede salvar - Jesucristo.

Mirando hacia el final de los tiempos con su ojo profético, Jesús dijo... 'No obstante, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará fe en la tierra?' (Lucas 18: 8). Jesús podía ver el lamentable estado en que la iglesia profesa estaría. Podía ver que la mayoría de su iglesia profesa caería lejos de la verdad de la justificación por la fe. Y pudo ver que la mayoría terminaría tras Babilonia y buscando a su 'dios falso' (tercera persona de la trinidad) como su 'consolador'.

La enseñanza de la trinidad roba a Cristo de la tarea que sólo él puede hacer en nosotros. La obediencia es elaborada por nosotros y con nosotros y en nosotros por Aquel que compartió nuestra naturaleza caída, mientras estuvo en la tierra. Si Cristo no vino en nuestra naturaleza pecaminosa, con todas sus debilidades hereditarias, él no podría, como un Salvador que mora en nosotros, proporcionarnos una resistencia a la tentación. Lo mismo es cierto si creemos que reemplazamos a Cristo con 'otro dios' en nosotros como nuestro consolador. Y así, nuestra 'esperanza de gloria' se desvanece!

Colosenses 1:26-27...'El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.'

Por favor, busca la verdad, y estudia nuestra página en relación con la verdad acerca de la trinidad..